Public Health

¿Escuela o “ruleta rusa”? Entre delta y no exigir máscaras, algunos padres no ven ninguna diferencia

El niño acababa de empezar el jardín de infantes. O, como lo llamaba su madre, “la ruleta rusa”. Eso se debe a que su distrito escolar en Grand Junction, Colorado, experimentó uno de los primeros brotes de la variante delta en la nación la primavera pasada, y ahora las autoridades escolares han relajado las reglas destinadas a proteger contra covid-19.

La madre, Venessa, que pidió no ser identificada con su nombre completo por temor a las repercusiones que pudiera tener para su familia, es parte de un grupo de padres, abuelos, profesionales médicos y miembros de la comunidad que se reunieron en las últimas semanas para tratar de cambiar estas nuevas normas.

El grupo se llama a sí mismo “S.O.S.”, que significa Supporters for Open and Safe Schools (“Partidarios de escuelas abiertas y seguras”, usando el acrónimo que se utiliza para pedir ayuda).

Está formado por republicanos y demócratas, cristianos y ateos. Su principal pedido: exigir máscaras.

Venessa dijo que el concepto no es complicado para su hijo de 5 años. “Simplemente se la pongo, como le pongo sus zapatos”.

A apenas dos semanas del inicio de este año escolar, 30 aulas ya han presentado informes de exposición a estudiantes positivos para covid, dijo la vocera del distrito Emily Shockley. Y tres salones más fueron puestos en cuarentena porque tenían al menos tres estudiantes que dieron positivo.

Las máscaras todavía no son un requisito universal.

Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan el “usar máscara en interiores” en las escuelas, independientemente del estatus de vacunación, las escuelas de todo el país no están adoptando los requisitos de cubrebocas, incluso para los estudiantes menores de 12 años que aún no son elegibles para las vacunas protectoras.

El condado de Mesa, donde vive Venessa, fue uno de los lugares donde llegó la variante delta antes de que terminara la escuela de verano. Un informe publicado a principios de agosto por los CDC encontró que desde finales de abril hasta fines de junio, cuando la variante delta se extendió allí, las escuelas fueron el escenario más común de brotes, además de las instalaciones de cuidado residencial, a pesar de que se requerían máscaras en las escuelas para estudiantes de 11 años y más.

Las escuelas fueron más centros infecciosos que las cárceles.

Susan Hassig, epidemióloga de enfermedades infecciosas de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, ve el informe sobre el condado de Mesa como una advertencia de lo que está por venir: muestra una alta propagación de la variante entre los escolares.

Las suposiciones anteriores de que los niños no tenían probabilidades de contraer o propagar el virus ya no se aplica, dijo: los niños han vuelto a sus actividades habituales en persona, con una variante altamente transmisible circulando. “Tenemos muchos más niños que están expuestos, y con delta, muchos más niños se infectan”, dijo Hassig este mes. “Y ahora tenemos aquí en Louisiana hospitales infantiles colmados”.

Políticos de ocho estados, incluidos Texas y Florida, han prohibido los mandatos de máscaras en las escuelas públicas, pero algunos distritos escolares, incluso en grandes ciudades como Dallas, Houston, Austin y Fort Lauderdale, y pequeñas como París, Texas, se están rebelando contra esta norma, exigiendo el uso de máscaras, a pesar de la amenaza de recibir multas.

La administración Biden ha apoyado a las jurisdicciones locales rebeldes, con la oferta de pagar los salarios de los miembros de la junta escolar de Florida en contra de su gobernador. La administración también está considerando investigaciones en estados y distritos por, potencialmente, violar los derechos civiles que garantizan el acceso a la educación.

“No nos vamos a quedar sentados mientras los gobernadores intentan bloquear e intimidar a los educadores para que no protejan a nuestros niños”, dijo el presidente Joe Biden.

La doctora Jyoti Kapur, pediatra de Schoolhouse Pediatrics en Austin, Texas, y madre de dos niños menores de 12 años, fue parte de un grupo que persuadió a su distrito escolar para que promulgara un mandato de máscara. Kapur dijo que sus hijos están “encantados” por volver a la escuela en persona. “Queremos que todos los superintendentes escolares y sus juntas directivas sepan en todas partes de Texas, y en todo el país, que los expertos están con ustedes”, agregó. “Hagamos nuestro mejor esfuerzo. Si no funciona, sabremos hicimos todo lo posible para proteger a nuestros hijos “.

En Louisiana, Hassig señaló las tasas de casos “casi verticales” y las tasas de hospitalización como evidencia de cuán seriamente las escuelas deberían tomar el virus este año. Como abuela, quiere que su nieta pueda asistir al segundo grado en persona. Como epidemióloga, se preocupa no solo por los efectos inmediatos de la variante delta en los hospitales y las economías, sino también por la oportunidad que brinda su propagación para la aparición de nuevas cepas que pueden ser aún más contagiosas o capaces de evadir las vacunas.

Para Hassig, las máscaras son parte del conjunto de herramientas que podrían calmar ambos temores. “Lo que pudo haber sido suficiente para reducir los problemas generalizados la primavera pasada no necesariamente va a funcionar con delta, porque delta es diferente”, dijo Hassig. “Hay que estar preparado para llevarlo a un nivel superior”.

Sin embargo, el Distrito Escolar 51 del Valle del condado de Mesa está reduciendo un poco las medidas, a pesar de su experiencia la primavera pasada con brotes. Sin un mandato estatal de máscaras este año escolar, la decisión fue impuesta a los funcionarios de salud pública del condado y a los distritos escolares individuales. Y el distrito escolar del condado de Mesa no exige máscaras para los estudiantes o el personal.

Venessa, la madre del niño de jardín de infantes, dijo que había asumido que las pautas serían más estrictas este año escolar que el anterior debido a la omnipresencia de la variante delta. “¿Por qué no empezar con cautela?”, se preguntó. “No abriéndole las puertas al virus para luego intentar atraparlo”.

Las pautas federales sobre el transporte público significan que los estudiantes deben usar máscaras en los autobuses escolares, pero cuando llegan a la escuela, pueden sacárselas. Según Joel Sholtes, miembro del grupo S.O.S. y padre de un niño de segundo grado, eso es exactamente lo que está sucediendo desde que comenzaron las clases el 9 de agosto.

“Los niños sin máscaras les están diciendo a nuestros niños con máscaras que no necesitan usarlas y que deben quitárselas. Algunos niños lo hacen porque no quieren sobresalir”, dijo Sholtes, quien, como ingeniero civil, cree que es tan importante que las escuelas se adapten a la recomendación de salud pública como lo es para él la orientación de expertos sobre cómo diseñar un puente de manera segura.

“No es sobre quién puede hablar más fuerte en una reunión pública. Hay algunas cosas sobre las que necesitamos la opinión de expertos y tenemos que seguirlas”, dijo. “La salud pública no debería ser diferente”.

La policía escoltó a los miembros de la junta escolar a sus autos después de una reunión pública el martes 17 de agosto porque se sintieron amenazados por algunos padres que querían más tiempo para expresar sus preocupaciones contra las máscaras y las vacunas, según el Grand Junction Daily Sentinel.

Brian Hill, asistente del superintendente del distrito del condado de Mesa, dijo que el sistema escolar “recomienda encarecidamente” el uso de máscaras en interiores. Dijo que vio una combinación de estudiantes con y sin cubrebocas en sus rondas durante la primera semana de clases.

“También apoyaremos a los estudiantes y al personal dentro de nuestras escuelas, con cualquier decisión que tomen al respecto”, dijo. “Ya sea que tomen la decisión de usar una máscara o no, vamos a apoyar eso en los campus, no queremos que los estudiantes se sientan intimidados o juzgados por la decisión que están tomando”.

Hill señaló las cifras del año escolar pasado que muestran que los miembros de la familia, y no las interacciones de la escuela, fueron los principales culpables de transmitir covid a los 1,293 estudiantes que dieron positivo entre los 21,000 estudiantes del distrito.

“Es un porcentaje muy pequeño, similar a cualquier tipo de transmisión en la escuela”, dijo. “Entonces, realmente no estábamos viendo transmisión en nuestras escuelas. Estaba sucediendo en la comunidad”. Durante el último año escolar, aproximadamente el 7% de los menores de 18 años que dieron positivo por covid en el condado tuvieron exposición a través de una instalación institucional como una escuela o un lugar de cuidado infantil, según una presentación del distrito.

A fines de julio, aproximadamente dos semanas antes de que comenzara el año escolar, menos del 60% del personal del distrito escolar estaba completamente vacunado y menos del 23% de los estudiantes elegibles estaban completamente vacunados, según la presentación.

 El gobernador demócrata Jared Polis envió una carta a los superintendentes de distrito pidiéndoles que adoptaran estrategias como los requisitos de máscaras, aunque ha evitado imponer una orden estatal. Polis también anunció recientemente que Colorado está ofreciendo pruebas rápidas semanales, considerada una herramienta de detección útil cuando se realiza con frecuencia, a todas las escuelas del estado, e incluso podría pagar a los estudiantes entre $5 y $25 por hacerse la prueba, aunque necesitarían el consentimiento de un padre.

Hill dijo que es demasiado pronto para decir si su distrito participará.

Blythe Rusling enseñó quinto grado en una de la docena de escuelas en el condado de Mesa que tuvo un brote la primavera pasada. Eso fue cuando los estudiantes de 11 años o más debían usar máscaras. “Los niños pueden quejarse un poco por usar una máscara, pero al final del día entendieron que era algo que podíamos hacer para mantenernos sanos unos a otros”, dijo Rusling, quien este año escolar trabaja como intervencionista en lectura.

Ahora, sin embargo, dijo, notó que el tono había cambiado entre los adultos. Mientras el personal se preparaba para la escuela, dijo que fue uno de los pocos en usar una máscara. “Es como si no fueras popular si usas máscara”, dijo.

Sin embargo, dos mensajes iluminaron su visión del futuro. Fueron de ex alumnos que ya habían cumplido 12 años y estaban ansiosos por contarle la noticia: se habían vacunado contra covid.

Related Articles